Dependencia emocional

“¿Llevaré bien pintados los labios? Tendría que habérmelos pintado de un color más suave. ¿Y la falda? ¿Le habrá gustado? Con las horas que llevo arreglándome para verlo y él ni se ha fijado.” […] “Hablar en público no es lo mío. Me pregunto que habrá apuntado el chico de la primera fila. Y la mueca de la chica sin duda me ha hecho perder el hilo… con lo que me he currado la presentación.”[…]”Si es que… me lo tengo dicho que calladita estoy más guapa… parezco tonta. Habré caído fatal a los amigos de Nini, entre lo mal que lo paso conociendo gente nueva y lo callada que soy en estos momentos habré parecido estúpida…”.

¿Cuántas veces has pensado en lo que pensaran de ti? ¿Cuántas veces has actuado de cierta manera para satisfacer a los demás? ¿Cuantas veces te has castigado por aquello que hiciste sin ningún mal?

La dependencia emocional no es depender de tu pareja, es darle prioridad a los demás antes que a ti y estar pendiente de lo que pensaran, el temor que tu pareja, tus amigxs o tu familia te rechacen o simplemente, se enfaden. Con lo cual, alguien que no tenga pareja puede depender emocionalmente; y alguien que tenga pareja sentirse más independiente que quien no la tenga. ¿Por qué? Porque tienen autoestima, se valoran y son capaces de compartir un trocito de su vida y dar lo mejor a los demás pero también, son capaces de apartar aquellos que no le hacen bien.

¿Como acabar con este patrón?

  • Plantéate esas preguntas en 3a persona. Es decir, como si una amiga te hiciera esas preguntas, que le responderías. De esta manera, verás que muchas veces somos nosotros más estrictos que los que nos rodean. No nos analizan exhaustivamente para encontrar nuestros defectos.
  • Aprende a decir que “no”. Haz lo que te apetezca pero nunca actúes por satisfacer a los demás. Eso no es amor y a la larga crea frustración. Al principio te será difícil pero a la larga verás que es lo mejor que podías hacer.
  • Sal de tu zona de confort. Sé valiente y disfruta de lo que te depara. La incertidumbre da miedo porque no lo conocemos pero salir de aquello que no nos gusta nos deja dar paso a nuevas experiencias que nos harán aprender y sentir nuevas emociones.
  • Eleva tu autoestima. Mímate, quiérete, valórate y confía en ti. Eres unicx y especial. No dejes que nadie decida por ti. Sé tu máxima esencia. Así vivirás plenamente.
  • Conoce nueva gente. Conocer nueva gente con los mismos valores y creencias ayudará a sentirte más a gusto y segura de ti misma.
  • Trabaja en ti mismo. Haz aquello que más te gusta y te hace sentir vivo. De esta manera, conectaras contigo mismo y reforzara tu autoestima.